martes, 29 de enero de 2013

Problemas para dormir

¿Alguna vez te has despertado en la madrugada completamente consciente? Todos siguen descansando tranquilos; mientras tú intentas volver a recobrar el sueño, preguntándote por qué continúas despertando en medio de la noche. Cada año miles de personas acuden al doctor y toman pastillas intentando solucionar su problema de sueño, cuando realmente no hay ningún problema.


Como era en los viejos días 

El sueño de 8 horas ininterrumpido es una invención relativamente nueva; que aparece luego de que la luz artificial se hiciera común en todos los hogares, permitiéndonos permanecer despiertos hasta altas horas de la noche. Pero antes de la invención del foco la gente acostumbraba dormir muy temprano, especialmente en invierno. Hace poco más de 100 años era normal que la gente se fuera a la cama poco antes de las 7, permitiéndoles tener un ritmo de sueño bastante extraño para nuestros estándares actuales.



En esa época era común que un adulto sano se despertara luego de unas 4 o 5 horas de sueño y se dedicara a leer, escribir, ponerse al día con alguna tarea o salir a visitar a los vecinos, comer algún bocadillo con ellos y luego de un par de horas de deambular, regresar a la cama y continuar durmiendo pacíficamente hasta que saliera el sol.

¿Porque despertamos entonces?

De vez en cuando nuestros cerebros se ponen nostálgicos y sin ningún motivo aparente deciden regresar a las viejas costumbres de sueño, especialmente en los meses de invierno. Es entonces cuando empezamos a despertar sin ningún motivo aparente durante la noche.

El mal hábito no es precisamente no dormir, sino mostrar una actitud exagerada al respecto, como si no dormir un par de noche podría matarte.

¿Qué deberíamos hacer?

En general nada. Hemos satanizado demasiado al insomnio y mientras no nos sintamos cansados al día siguiente o no sean demasiadas noches sin dormir no debería haber motivo de preocupación.

Es más mientras más vueltas le demos al problema, es más probable que pasemos más horas dando vueltas en la cama. Simplemente relájate y deja que el sueño regrese; pero si eres del tipo nervioso y una solución tan pacífica no es para ti, te dejo algunos consejos para volver a conciliar el sueño:

Antes de dormir
  • Relájate, recuerda que dormir no debe ser una obligación, sino un placer. 
  • Haz ejercicios. Un poco de ejercicio durante el día ayuda a descansar mejor; pero ten cuidado con ejercitar demasiado tarde, puede alterar tu sistema nervioso. 
  • Toma una infusión relajante. La valeriana es un buen relajante natural, toma un mate bien cargado antes de dormir. 
  • Cierra todas las cortinas. Procura que tu cuarto esté completamente a obscuras y si es posible consigue una mascarilla para dormir. 
  • Elimina la televisión de tu cuarto y evita ver noticias estresantes antes de dormir. 
  • Prepara una lista con las cosas que tienes que hacer al día siguiente. A veces no podemos dormir porque tenemos varias cosas dando vueltas en nuestra cabeza y escribirlas en un papel, ayuda a alejarlas de nuestros pensamientos. 
  • A mí me funciona bastante bien dormir escuchando el sonido de la lluvia, aquí hay una página donde puedes personalizar y bajar un fondo relajante: http://naturesoundsfor.me/Calm_Thunder_Storm
Prueba esta página: www.rainymood.com

  • Si no tienes a mano un reproductor MP3 para escuchar los sonidos del enlace anterior, lo siguiente mejor que puedes hacer es sintonizar una radio en ruido blanco (ese sshhhhhhhhh que se escucha entre dos emisoras). El ruido blanco tiene unas propiedades interesantes sobre el cerebro humano y entre otras cosas ayuda a disminuir el estrés causado por la bulla (pruébalo la próxima vez que un vecino dé una fiesta y tú quieras dormir). 
Cuando despiertes en media noche
  • Nuevamente la clave es relajarse y dejar que el sueño llegue solo. En vez de revolcarte en tu cama preguntándote por qué no puedes dormir, puede comer algún bocadillo saludable, escribir un poco, hacer lluvia de ideas (grandes ideas han nacido en noches de insomnio), leer o cualquier cosa que no exija demasiado de ti, hasta que el sueño regrese. 
  • Si el sueño sigue terco y no quiere venir, entonces puedes tomar algunas medidas extra: la técnica más interesante y divertida que aprendí es la psicología inversa para el sueño. Echado cómodamente en tu cama, cierra los ojos e intenta mantenerte despierto (repetirse “no quiero dormir” ayuda). Es increíble pero funciona bastante bien, yo he usado esta técnica y me ha funcionado siempre. 
  • Usa la respiración abdominal para relajarte, hicimos un artículo al respecto y puedes leerlo aquí: http://blog.quillamama.com/2012/11/malos-habitos-de-todos-los-dias-la-mala.html
Un pensamiento final

Recuerda que todo extremo es malo, preocuparse demasiado por un par de noches sin dormir no es bueno; pero si son demasiadas noches de insomnio o empiezas a sentirte mal por la falta de sueño, es mejor que recurras a un especialista.

Otros artículos interesantes:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...